Cofradía de “La Columna”

Cofradía del Santo Cristo de la Vera Cruz, Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima Virgen Blanca

En el año 1970 y por iniciativa del entonces Párroco de la Iglesia de la Encarnación y Arcipreste de Marbella, Monseñor D. Rodrigo Bocanegra Pérez, y club Juvenil Parroquial Ron-Ro se constituye la que hoy día es la Cofradía del Santo Cristo de la Vera Cruz, Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima Virgen Blanca.

En 1971 Bocanegra dona a la Hermandad dos imágenes, un Cristo Atado a la Columna y un sayón en actitud de golpeo, realizadas en pasta de madera y originarias de la escuela de Olot. Es precisamente el Martes Santo de este mismo año, cuando la institución religiosa realizaría su primera salida penitencial desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación acompañando a la Hermandad de Santa Marta.

Tras el desfile procesional la mayoría de hermanos se ven obligados a abandonar la recién creada Cofradía, debido a que son llamados a realizar el Servicio Militar Obligatorio. A partir de entonces se constituye una nueva Junta de Gobierno encabezada por D. José Pérez Romo que actúa como Hermano Mayor.

En el año 1977 la Junta Directiva decide trasladarse a la que hoy en día es sede canónica de la Hermandad, la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz que data del siglo XVI. Debido al ruinoso estado que presentaba la capilla, ya que anteriormente había albergado una fábrica de esparto puesta en funcionamiento por el propio D. Rodrigo Bocanegra para potenciar el trabajo en la localidad, los hermanos se muestran dispuestos a realizar obras de mejora en el recinto, encontrando varios retablos en él. Más tarde se ha conocido que estos nichos albergaban las imágenes del Santo Cristo de la Vera Cruz y Nuestro Padre Jesús con la Caña.

CRONOLOGÍA:
1972 – 1973: La Cofradía procesiona el Martes Santo junto a Santa Marta, realizando su salida penitencial desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación.
1974: La Columna realiza su estación de penitencia en la tarde-noche del Domingo de Ramos.
1975 – 1976: Vuelve nuevamente a procesionar el Martes Santo junto a la Patrona de la Hostelería.
1977: La Columna se traslada a la Ermita del Santo Cristo. El Lunes Santo sería el día elegido para la estación de penitencia.

Días previos a la Semana Santa de 1981, la Hermandad decide adquirir una imagen de vestir de la Virgen María en Archidona, realizada en madera de cedro y datada en la segunda mitad del siglo XVIII. La talla atribuída a la escuela antequerana de los hermanos Márquez fue donada por la familia de D. Juan Guerrero, que la había conservado en su vivienda tras los hechos acontecidos entre 1936 y 1939. Después de su adquisión, los hermanos se disponen a realizar las gestiones pertinentes para que la Virgen fuese procesionada por las calles de la ciudad esa misma Semana Santa. En tan sólo dos días, Domingo de Ramos y Lunes Santo durante el día, consiguen acondicionar un trono que cede la Cofradía de La Pollinica. D. José Manuel Vallés Fernández dona la tela para la confección del manto de Nuestra Señora y una vecina del barrio, que por aquel entonces había contraído matrimonio, entrega su traje de novia para vestir a la dolorosa. Finalmente, y tras el empeño mostrado por los componentes de la agrupación, Nuestra Señora procesiona esa misma Semana Santa.

A la altura de Puente Ronda es bendecida por el entonces Párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, D. Francisco Echamendi Aristu, que al verla vestida de blanco la nombra «María Santísima (Virgen Blanca)» y no, María Santísima de la Amargura como se pretendía en un primer momento.

Más adelante, la Hermandad adquiere el trono donde se aloja la imagen del Cristo, que fue comprado en Archidona a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno por valor de doscientas cincuenta mil pesetas. Se trata de un diseño característicamente barroco con líneas quebradas y volúmenes alternos que le confieren una imagen muy particular. Data del año 1905 y se desconoce su autor. En 2000 fue restaurado por el imaginero marbellí D. Juan Carlos García Díaz.

En el año 1998, la institución decide renovar la talla del Santísimo Cristo Atado a la Columna. Esta labor es encomendada a García Díaz, quien realiza en madera de cedro una réplica del anterior. Además incorpora, por iniciativa propia, un sayón y un romano a imagen y semejanza de dos miembros de la Cofradía, D. Salvador Guerrero Santana y D. Pedro Ríos Jiménez.
Seguidamente, el escultor afincado en San Fernando dona la mano de obra del Santo Cristo de la Vera Cruz. Un crucificado, bendecido por el propio autor y realizado en madera de cedro. En el año 2000 la Agrupación de Hermandades y Cofradías solicita que sea la talla oficial para el Santo Vía crucis que se realiza el Viernes de Dolores por las calles del Casco Antiguo de la ciudad.

La Semana Santa de 2003, la Columna estrenó el trono actual de María Santísima Virgen Blanca, obra de García Díaz. Se trata de un diseño característicamente barroco realizado en madera de caoba con incrustaciones de orfebrería plateada. Fue bendecido por D. Juan Anaya Peña, entonces Párroco de la Iglesia Divina Pastora.

Fuente: Datos obtenidos de las entrevistas realizadas a D. Pedro Ríos Jiménez y D. Antonio Espada Durán en 2007.




No hay comentarios

Añadir más